Suscribirse para aprender... y mucho

Tengo una Newsletter donde vas a aprender a escribir de forma persuasiva. Además, tengo un blog donde, de vez en cuando te cuento cosas muy interesantes.

Fernando Martín Fernández, quizá el único, si no de los pocos, copywriters especializados en derecho y finanzas en España (y en el mundo latino).

* Y no lo digo yo, solo tienes que buscar este perfil de copywriter en Google o LinkedIn.

Blog oficial donde aprender a persuadir con tus textos (tus textos son los que captan clientes, no tú)

Copywriter: Fernando Martín

“Funcionario de Carrera. Escribo para vender porque me da la gana y porque se me da realmente bien. Y quiero mostrar cómo hacerlo a miles de abogados, asesores y demás juristas que quieren disparar los ingresos de sus negocios”

Mi blog no es accesible desde cualquier web, bueno, si sabes unos mínimos de html llegarías a sacar la dirección URL, pero para el resto de los mortales, sólo es accesible desde mis emails.

Así que, únete a los más de 1.000 seguidores que descubrieron El Juridista y que ahora aprenden a aumentar exponencialmente sus carteras de clientes y su influencia en el sector jurídico y/o financiero:

De regalo te enseño a redactar una hoja de encargo que cierre clientes ella solita.

Para que tú no tengas que hacer ese sobreesfuerzo absurdo.

Los potenciales clientes están en internet, solo ahí conseguirás aumentar tu cartera de verdad

Llevo 14 años trabajando para la Admón. de Justicia y 7 escribiendo textos legibles para que los abogados capten clientes, y aún así… parece que el sector te atrae como un agujero negro hacia el arcaísmo más absoluto.

Un gran porcentaje de vosotros, no sé tú, sigue con la misma historia: “yo consigo clientes con el boca a boca, es mucho más efectivo”

Lo que no se atreven a decir, es que sí, consiguen clientes con el boca a boca, pero clientes de mierda en la mayor parte de los casos.

Siento el vocabulario, pero no me sale otra cosa para expresarlo.

Clientes que no vienen filtrados, que te los comes con patatas porque en muchos casos son clientes que vienen como “favor personal”

Y encima les bajas los honorarios.

¿Trabajas gratis? ¿En serio? No me jodas.

Tus honorarios son los que son por tu trabajo, nadie te regala nada.

Eso sí, si luego fundes al cliente y no haces tu trabajo, entonces eres un poco hijo***

Si eres bueno en tu trabajo no sirve de nada si no lo pareces

Partamos de la base de que eres un tipo, tipa o tipe (ya no sé cómo va el castellano) que es un buen Abogado, Gestor o Asesor, no hace falta que seas la hostia, con ser bueno ya es un comienzo. 

  1. Que te preocupas por tus clientes.
  2. Que te vuelcas.
  3. Que consigues sacar a delante pleitos o como asesor financiero consigues que sus finanzas mejoren…

Pero al final solo tienes clientes referenciados que solo te dan problemas.

Encima para captarlos les acabas bajando los honorarios.

Vamos, la alegría de la huerta.

Como cliente yo quiero a alguien como tú para hacer el trabajo que a mi no me da la gana hacer, o que no sé hacer.

Eres un chollo.

Bueno, pues de estos hay muchos. Yo los llamo “picoteadores”

Sobre todo existen en el ecosistema legal y son aquellos que “picotéan” de un ámbito a otro. Les da igual civil, penal, social, contencioso… saben de todo. 

Y no lo dudo, pero seguro que son especialistas en algo más concreto y están perdiendo los clientes realmente buenos. Los que están deseando trabajar con ese abogado.

Precisamente, porque es un especialista.

Y después están los especializados. Esos que realmente deberían forrarse y que no captan un cliente. 

¿Y por qué no captan clientes?

Porque siguen anclados en hace 20 años. Y el mundo avanza… pero ellos, igual que el sector, siguen en los principios de los 2.000 o en los 90, vete tú a saber.

Porque además de hacer bien tu trabajo tienes que parecerlo: “es mucho más importante parecer bueno que serlo”

Y de cara a tus potenciales clientes… sí, sí, esos que te he dicho que te van a buscar por internet, tienes que parecer bueno y lo que escribas en tu web, blog o redes sociales, será definitivo.

Si has llegado hasta aquí leyendo, no me digas que me equivoco, porque no lo hago.

Es así. 

Lo vivo cada día.

Solo hay que ver cómo asesoran algunos compañeros (con toda su buena intención) a los clientes para darte cuenta que siguen creyendo que utilizar tecnicismos que no entiende ni Dios, va a permitirles satisfacer al cliente.

¿Seguro? Si lo estás estropeando desde el principio, coño.

Los clientes no entienden de derecho

Como el cliente no entiende lo que le dices, porque tienen la idea justa de derecho, no captas clientes.

Ese es el principio del fin. Y lo es para un gran porcentaje de Abogados, Asesores y Gestores.

No vendéis detergentes, vendéis un servicio de gran especialización y calidad. 

Y el cliente debe enterarse de por qué os tiene que contratar a vosotros y no al de al lado.

Eso sí, luego le echáis la culpa a internet porque tenéis una web que no capta ni un cliente y os prometieron que iba a ser la hostia en verso.

Pues no. No lo es. 

No lo es si no lo trabajas bien, claro. De lo contrario, puede convertirse en un magnífico comercial.

Uno que trabaje captando potenciales clientes por ti 24 horas al día los 365 días del año (o 366).

Tú, como el resto de compañeros tenéis que daros cuenta que el potencial cliente ya no va de despacho en despacho. Es posible que lo haga, con 2 o 3, pero los habrá seleccionado previamente.

  1. La primera búsqueda la va a hacer por internet. 
  2. Va a clasificar sus opciones por internet.
  3. Y os va a seleccionar por internet.

Es así. 

Y no es discutible.

¿O tú cuando compras o contratas algo te vas de tienda en tienda o de oficina en oficina?

A que no.

Pues a otro con otra excusa.

Internet ya no es el futuro, es el presente y muchos de vosotros váis con bastante retraso.

Así que si quieres empezar a aprender cómo puedes escribir textos que realmente capten clientes, deja tu email. 

De regalo te enseño a redactar una hoja de encargo que cierre clientes por sí sola. Para que tú no tengas que hacerlo.

Primera lección de copywriting que puedes usar desde YA

Te voy a contar una historia que te sorprenderá, pero que justamente por hacer lo contrario a lo que dicen los “gurús del marketing” funciona, y funciona muy bien.

Mira…

Uno de los mentores que he tenido, él no lo sabe, pero lo es porque con él he despegado de verdad, contaba que estuvo a punto de arruinarse, más bien de seguir con un trabajo de mierda por 1.000 euros escasos al mes si no hubiera utilizado esta técnica.

Se le daba bien escribir, de hecho es la hostia y vende como nadie a través de sus textos, pero no conseguía clientes.

Pero un día después de varios emails con un posible cliente le envió un presupuesto.

Por supuesto, el tipo quiso regatear un poquillo... bastante a mi entender, para bajar ese presupuesto. 

Para mi mentor, el presupuesto ya estaba bastante ajustado, pero no sabía muy bien qué hacer. 

Y como es buen lector, estaba hasta el gorro, y posiblemente esta era su última bala, utilizó una técnica de venta de un famoso coach llamado Jim Camp.

Así que le mando un último y definitivo email, se lo jugó todo a una carta como se suele decir: “No puedo rebajar 300 euros, es más, eres el último cliente al que le puedo ofrecer los precios que te he dado. A partir del siguiente, subirán. 

Tampoco puedo empezar mañana, no lo haría hasta dentro de 3 semanas, pero para poder mantenerte ese precio, debes reservar mañana con el 50 por ciento como muy tarde.

Y lo consiguió. Ese cliente fue el primero de muchos.

Ahora factura miles de euros cada vez que mueve un dedo para escribir.

Nunca, nunca, nunca muestres necesidad

En cada texto, en cada hoja de encargo, en cada reunión, debes dar la sensación de que no necesitas a ese cliente. 

Es sencillamente la herramienta más poderosa que tienes.

Te lo puedes creer o no, pero es así.

Si le pides un NO y no expresas necesidad, vas a convertir potenciales clientes en clientes de forma masiva.

De hecho si quieres aprender más técnicas como esta y tener acceso a mi blog personal, solo tienes que dejar tu email.

De regalo, ya sabes, “cómo hacer una hoja de encargo que convierta a potenciales clientes en tus clientes”.

Qué aprenderás si te conviertes en nuevo suscriptor:

  • A definir a tu cliente ideal de forma que lanzarás tus redes en los bancos de peces que te gustan y no pescarás ninguno de mala calidad.
  • A entender qué es lo que de verdad nos motiva a la hora de comprar o contratar a alguien y cómo usarlo para captar clientes sin desviar el tiro como si estuvieras disparando en cualquier feria de pueblo.
  • A cómo llevar emocionalmente a tu potencial cliente desde su punto de dolor máximo hasta convertirlo en uno de tus mejores clientes. Porque compramos por emociones, nadie es analítico a la hora de comprar, nadie.
  • A usar la técnica “Si, claro” para que tus titulares sean de verdad llamativos y capten la atención de ese potencial cliente que quieres que te lea.
  • A escribir de forma directa, sincera y persuasiva diciéndoles a tus clientes lo que desean oír para que realicen la acción que realmente deseas que hagan. Como suscribirte a mi lista para aprender cada día más sobre copywriting. Ya sabes, vas al formulario, rellenas tu email y le das al botón… nada más para vender más.
  • A usar técnicas de escritura persuasiva y programación neurolingüistica (PNL) para dibujar en la cabeza de tu cliente ideal y usar ese dibujo para venderle.

Vende a un niño y venderás a cualquiera

Por ir terminando, ¿te has dado cuenta de lo mucho que nos cuesta convencer a un niño de algo?

A mí incluido, que soy de los que se crispa y si no me calmo no puedo argumentar con coherencia.

Bien, pues al final esto es vender. 

Vendemos siempre, desde que nacemos, pero cuando somos niños somos los mejores negociando.

Por ello, si consigues convencer a un niño, sin amenazarle, sabrás cómo venderle a cualquiera.

Ya verás, te voy a contar una historia hiperreal que igual te puede sonar.

El otro día a mi hijo se le olvidó el patinete. Íbamos a un centro comercial donde está permitido su uso y hay un montón de niños patinando.

Se acordó cuando ya habíamos aparcado, y no me iba a dar la vuelta a por el patinete. Más, cuando además estaba lloviendo.

Bueno, empezó por utilizar la gran técnica del lloro, a ver si me ablandaba. En principio, use un NO rotundo, “no voy a volver a casa a por tu patinete, así aprendes a fijarte en tus cosas y no depender de mamá o papá para todo”.

Es un niño de 5 años, igual fui un poco duro, pero es lo que hay.

Viendo que mi hijo no daba su brazo a torcer y seguía pidiéndome que volviera a casa a por el puñetero patinete, y antes de que me sacara de quicio, le coaccioné un poco, lo que viene siendo crear tensión de compra.

Yo sabía que él iba a pedirme tarde o temprano que le comprase gominolas, es un día de fiesta y a mi no me importaba, lo que me jodia era ir hasta casa a por el patinete. Además, las gominolas me iban a salir bastante más baratas que el gasoil.

Bien, fue rápido, “a ver… (no voy a poner el nombre de mi hijo lógicamente), si sigues por ese camino y me voy a casa a por el patinete, luego no sé si voy a tener dinero para comprarte chuches”.

El niño vio el cielo abierto, ahora podría tener el patinete y las chuches, porque él ya sabía que iba a pedirme chuches después.

Así que siguió lloriqueando y pidiéndome el patinete.

Había que crear más tensión.

“Si voy a por el patinete, me quedo en casa y no vuelvo, y te quedas sin patinete y sin chuches”.

Y ahí acabó todo.

Por supuesto tuvo sus chuches, pero no volvió a  recordarme lo del patinete.

A esto se le llama tensión de compra.

Y si tú estás dispuesto a aprender a vender a través de tus textos, tendrás que descubrir cómo.

Aquí para entrar en mi lista y poder acceder a mi Blog:

De regalo cómo redactar una hoja de encargo que cierre los clientes por ti.

No suelo solicitar opiniones, prefiero la espontaneidad

Así que aquí te dejo algunas opiniones de los clientes que he tenido durante estos años

Jordi Coll Enrique​: Legalia Plus, Gestoría Plus y Tráfico Plus​

En la primera reunión supo que es lo que quería con mi idea de negocio. Le puso nombre y apellidos. Y reunión tras reunión fuimos definiendo al detalle y puliendo aspectos como público objetivo a quien llegar, perfil de cliente, etc...

Y en mi caso concreto, al ir orientado al sector jurídico, la experiencia como profesional de Fernando en este campo se plasma en sus comentarios y se refleja en el trabajo final.

Estoy muy contento e ilusionado. Justo lanzamos la web esta semana y quiero ver la respuesta del mercado.

Si tienes un negocio en el ámbito jurídico y no tienes presencia en internet o una web desactualizada, sin duda te recomiendo que contactes con Fernando Martín.

Te escuchara y con base a tus objetivos trabajaréis juntos.

J. Bruzon Abogados

“Solo quería felicitarte por los post tan interesantes que estás realizando. Se nota que dominas la técnica del Copy porque a mi “me llegas”. 

Espero seguir aprendiendo y conseguir más clientes de esta manera. Muchas gracias por tus consejos.”​

América Parra

“Excelente tu página y tus artículos. Contenta y satisfecha de todo el conocimiento que posees y que lo transmites, dejando una estela de aprendizaje en el futuro; esa es la actitud, te felicito”​

Thomson Reuters

“Todo a medida. 100% originalidad en creación de contenidos y entrega del trabajo con total rapidez”​

Ius&Lex

"Todo perfecto! Texto de gran calidad y enlaces completamente contextuales. Muy buen trabajo!”​

Test-Oposiciones.es

“Redacción perfecta, texto de calidad y enlaces bien ubicados. Muy recomendable”​

Medios digitales donde me has podido encontrar

Diferénciate. No hagas lo mismo que todo el mundo hace en tu sector: es sumamente aburrido

Si quieres aprender y seguir consejos que de verdad te diferencien como Abogado, Asesor o Gestor, entra en mi lista.

Mis consejos por email te ayudarán a escribir para vender.

Mi blog te ayudará a ser cada día mejor en tu trabajo.

Porque igual que puedes convencer a potenciales clientes para que pasen a formar parte de tu cartera, puedes convencer a Jueces y a Jurados a través de tus textos y de tus palabras.

Descubre cómo, aquí:

Ya sabes, además te regalo un ebook para que aprendas cómo redactar una hoja de encargo que cierre los clientes por ti.

Se acabó… por ahora

Algunos en el sector jurídico piensan que esto es mentira, que todo son patrañas y que son gilipolleces, ¡y encima no quieren ser clientes míos! 

Vaya mierda.  

Les llamo trolls. Pero en el fondo me caen bien. Son arcaicos, ruidosos y poco prácticos en general, como cuando lanzas un dardo a una diana sin saber coger el dardo. 

No creo que sean los que toman decisiones más inteligentes para su negocio, es más, creo lo contrario. 

Porque el mundo se mueve y ellos se quedan como suspendidos en un universo perpendicular, ni paralelo, perpendicular. 

Justo ahí, anclados. Como si de repente se hubieran quedado en un punto en el tiempo y solo supieran subir o bajar. 

“Yo me quedo en los años 80…”. Y de ahí no salen.

Pero bueno, son sus costumbres, y al final todo el mundo tiene mi respeto. 

Y tendrán que vender igual, claro.

Y hablando de argumentos de venta, en mi blog sobre copywriting jurídico tienes muchos y muy interesantes. Suscribirse aquí abajo:

Ya sabes, además te regalo un ebook para que aprendas cómo redactar una hoja de encargo que cierre los clientes por ti.

Abajo

Copywriter Jurídico: Fernando Martín Fernández

Subir