Copywriting para abogados. Copywriting jurídico - El Juridista

Copywriting Jurídico

Diferénciate de la competencia y transforma tu forma de comunicar

Supongo que has estado viendo ya la página principal de mi web, así que iré al grano.

Esta sección donde has ido a parar, es una carta de ventas o una landing page sobre copywriting jurídico, depende del punto de vista por donde lo mires.

Para ti será un ejemplo de como escribir textos persuasivos, de cómo hacer buen copywriting para abogados para una carta de ventas o una landing page.
Y entiendo que a lo mejor ni sabes qué es una carta de ventas o una landing page, o sí, no sé.

De todas formas, ya sabes donde estás y a lo que has venido.

El siguiente botón lo pinchas si no aguantas más y quieres pedirme un presupuesto ya. Aún así, te aconsejo seguir leyendo, principalmente porque aprenderás y eso siempre es positivo.

¿Carta de ventas, Landing page? De qué va todo esto

La carta de ventas y las landing page deberían empezar con un GRAN TITULAR, y este tampoco es para tanto. Es más, está solo para posicionar en Google (SEO: ya te hablaré de él luego).

Tampoco vas a tener una oferta clara por ser tú quien ha caído aquí, ni porque tenga unas ganas inmensas se ayudarte ni una promesa que te hará ganar miles de euros.

De hecho, tú y yo somos desconocidos, así que te hablaré siempre desde el respeto que debo tenerte. Con el mismo respeto que tengo a mis amigos y a mi público objetivo.

En esta carta de ventas, al igual que en las demás de mi web hay una historia, en este caso de cuando trabajé en una gestoría administrativa (un sitio de puta madre por otro lado, sobre todo por los compañeros y amigos que hice).

Si entiendes la historia que te contaré más adelante, al margen de que busques un copywriter o no, te ayudará a vender.

Ser Copywriter jurídico en español: Copywriting para Abogados

Pero antes de nada, voy a ponerte en situación. Existen 2 tipos de copywriters:

  • Los que escriben un buen copywriting (los muy buenos): son capaces de dibujar imágenes en tu cabeza de una forma nítida.
  • El resto: dicen que son buenos copywriters.

Solo te va a compensar trabajar con los primeros.

Te pongo un ejemplo claro:

Lo que diría un copywriter que utiliza fórmulas como si fuera maná:

"Si quieres recuperar tu casa hemos creado un servicio único para ti que lo hará en tiempo record"

Lo que diría un buen copywriter de verdad a su público objetivo:

"Hemos tenido que crear un nuevo servicio especializado para evitar que los inquilinos morosos y los okupas vivan gratis en tu vivienda"

Parece agresivo, pero es claro, conciso y entendible a la primera. Sin adornos, sin edulcorantes, sin palabras pastosas que no van a ningún lado.

Siempre dentro de las buenas prácticas, claro.

Los profesionales, normalmente, cuando buscan un copywriter jurídico, realmente lo que buscan es a un profesional que les ayude a mejorar sus textos o escritos, y a través de técnicas de escritura persuasiva, a aumentar sus ventas o sus posibilidades de victoria en los tribunales, y entonces investigan.

¿Cómo lo hacen?

  • Leyendo blogs donde te aseguran que con alguna de las 15 fórmulas de persuasión más increíbles te harán vender más sí o sí (he llegado a leer artículos con más de 20 fórmulas).
  • Viendo aburridísimos videos donde te dicen qué palabras no debes escribir nunca en un texto persuasivo y cuáles sí o sí debes introducir.
  • De cómo escribir titulares (más fórmulas) para que un usuario se paré sí o sí en tu anuncio...

Venga, venga, VENGA... YA.

¿Estamos de coña? Si esto fuera así, nadie necesitaría un buen copywriter y todo el mundo sería millonario.

Ya me entiendes, ¿verdad?

Vamos, que si no sabes de que te estoy hablando y has caído en esta web por casualidad, no creo que debas seguir leyendo, porque no estás aquí buscando un copywriter.

Al menos, no creo que sea el caso y no te aconsejo contratar uno si no lo necesitas.

Con la información que te estoy dando, puedes hacer lo que quieras, lógicamente.

Compramos por emociones

Pero, si lo que tienes es una Firma de Abogados, Despacho, Asesoría Financiera o un negocio jurídico, hay una cosa que debes saber desde ya:

"Las personas no actuamos por lo que escuchamos, sino por lo que visualizamos en nuestra cabeza".

De hecho, ese es el motivo de que haya novelas que vendan más que otras.

Y este, es un concepto clave para que conviertas tu web en tú comercial particular 24 horas al día, durante 365 días al año.

Repito CLAVE.

Más aún C-L-A-V-E.

Sin duda, la visión que haga tu público objetivo o potencial cliente en su cabeza de lo que le estés contando, es lo que va a cambiar su estado de ánimo.

No va a ser el precio, ni tu oferta, ni los llamativos colores de tu web...

Lo que va a cambiar su estado de ánimo y a generar emociones en él, es cómo lo comuniques. En otras palabras, cómo vendas tus servicios.

Esto que parece tan simple, será la voz de tu marca. No lo olvides.

Y te diré otra cosa, para lograr esto te voy a contar lo que no te dirá ningún gurú del marketing digital, dale más importancia a una cosa: "es mucho más importante parecer bueno que serlo".

Ser o aparentar

Y antes de que te marches indignadísimo por mis palabras, hay cosas que no admiten ninguna discusión, así que mira a ver si te encuentras en alguna de estas disyuntivas:

  • Eres un Abogado o Asesor competente pero no eres capaz de parecerlo... No vas a vender una mierda.
  • Eres un Abogado o Asesor competente y eres capaz de parecerlo... Ganarás dinero seguro.
  • No eres un Abogado o Asesor competente y no eres capaz de parecerlo... Búscate otra cosa porque en este sector estás jodido.
  • No eres un Abogado o Asesor competente y eres capaz de parecerlo... Para mí eres la hostia, como genio o como estafador.

Así que visto lo visto, lo suyo es la opción dos, pero como habrás observado, parecer competente es completamente indispensable.

Podrías vivir bien sin ser competente...

Pero sin parecerlo, ya lo dudo.

Trabajo del Copywriter

Y aunque conozco muy bien el sector jurídico y financiero, puesto que es mi especialización, no sé lo que pides tú a tus clientes para trabajar con ellos, así que te voy a decir lo que pido yo:

Yo pido dos cosas, no una, DOS:

La PRIMERA

Me gustan las personas que le echan un par de huevos a la vida. Y esto lo digo para él, ella o elles (como diría aquel).

No trabajo con ningún profesional que no cree en sus servicios, ni conoce quién los necesita, ni a los que se lamentan de si la competencia está tirando los precios o tonterías similares.

Tu Firma, Despacho o Asesoría es un negocio, no un colegio.

Tienes que tener arrestos y echarle huevos.

Decides tú por tu negocio, no los demás.

Tu cabeza no está en venta.

La SEGUNDA

Que entiendas esta breve historia de cuando trabajaba en una gestoría.

Siempre se me ha dado bien caer bien a la gente. En seguida hago amistad con cualquiera, eso sí, luego tampoco cuento con cualquiera.

Para tener una buena conversación siempre te sirve casi cualquiera con dos dedos de frente, pero cuando tienes que pedir o contar con alguien... solo amigos de los de verdad.

Bueno, el caso es que a los 9 meses de entrar en la gestoría ya había entrado en el Comité de empresa quedando tercero en las elecciones sindicales.

Nada mal, puesto que ni Dios sabía quien era 9 meses antes y allí trabajábamos 120 personas.

Todo bien.

De hecho, al cabo de un tiempo me hicieron responsable de todas las compras de material de la gestoría. Un cargo, que por aquel entonces, no estaba nada mal. Eso sí, sin cobrar un euro más.

Pero tenía por encima a un cabronazo, y eso me jodía, y mucho. Un cabrón que aprovechaba la mínima para aprovecharse de tu trabajo. Y puedes imaginar cómo me sentaba.

Por supuesto, él no me había dado ese puesto, había sido cosa de la Directora, pero este la tenía comiendo de su mano.

El caso es que un día me dijo que la empresa se había gastado mucho en material y que a ver si yo conseguía reducir ese coste.

Mi error fue no discutir esto y me puse manos a la obra.

Restringí material, compraba a menor coste y... bueno, lo que es recortar. Creo que sabes de lo que hablo.

Y la gente se empezó a quejar, claro.

Y yo en mis trece.

Hasta que un día, después de que le dijera que tenía que subir los costes porque la gente se quejaba, y con razón... me llevó a una salita junto con otro compañero y me quitó del puesto.

Esto ya lo tenía hablado con la Directora, claro. De hecho, desde ese día, la Directora de la gestoría no me tuvo en consideración para nada (y no era por mi puesto en el Comité de empresa, sino por la comedura de tarro que le había hecho el cabrón este).

Por supuesto salí jodido, yo creo que ese día fue cuando decidí ser Funcionario (si había alguien que tuviera que joderme, al menos que no pudiese jugar con mi sueldo).

¿Qué lección aprendí de mi acción?

Que tenía que ser más empático con la gente que no trago, porque no me sirve de nada hacerles ver que no me caen bien.

Debía salir de mi cabeza y meterme en la suya.

Si en vez de preocuparme por cumplir sus deseos, hubiese entendido que la decisión de quitarme de enmedio ya estaba tomada y que lo que me mandaba sólo era una excusa, en ese momento tendría que haber renunciado a ese puesto.

Habría dejado el puesto, me hubieran dado otro y no hubiera tenido que seguir dependiendo de él (porque encima seguí dependiendo del capullo este).

Y mucho menos después del esfuerzo que me supuso reducir costes y negociar con proveedores.

No salir de tu cabeza fulmina cualquier venta.

Lo que a ti te motive no le importa a nadie. Importa lo que motive a tus clientes potenciales.

Lo que les hagas moverse emocionalmente de un sitio a otro.

¿Y qué lección aprendí de mi jefe?

Que no debes saltarte por encima a tu jefe para conseguir algo. Las figuras de autoridad no se debaten.

Él no debatió nada, no se puso en contra, simplemente tenía una decisión tomada y la ejecutó, y además me humilló.

En tu negocio jurídico, debes mostrar principios de autoridad más o menos sutiles, que motiven a la contratación de tus servicios, pero en ningún modo son negociables.

Copywriter jurídico freelance para abogados y asesores

Así que debes saber esto, si vamos a trabajar juntos porque te interesa el copywriting jurídico, es importante que te conciencies...

Que voy a estudiar al detalle al público objetivo al que quieres dirigirte, tu Firma, Despacho o Asesoría, tus servicios y a ti también.

Porque necesito hacerlo para que tu potencial cliente realice luego una acción determinada, la que te asegure que vas a empezar a captar más y más clientes.

Y si después de realizar mi trabajo, te da por hacer una "megaoferta" (por ponerte un ejemplo) a todo aquel que entre en tu oficina, no cuentes más conmigo.

Porque como profesional puedes ganarte bien la vida, pero si de verdad quieres ganar mucho dinero debes ser un líder.

Y un líder no es un desesperado de la vida, ni va persiguiendo clientes de esquina a esquina.

Entonces debes comprender que yo no soy un Copywriter jurídico cualquiera, especializado en tu sector, al que vayas a encargarle unos textos, al que atiendas 5 minutos al mes (porque estás muy ocupado) y al que puedas regatear.

Esto no funciona así.

Me harás caso.
Si quieres un cambio de estrategia, me lo dirás.
Si quieres cambiar los textos, me lo dirás.
Cualquier cuestión me la debes comunicar.

Puedes pensar que te digo esto porque soy un redactor que utiliza la escritura persuasiva para hacerte ganar dinero.

Pero es que los textos son absolutamente determinantes para que empieces a captar potenciales clientes a lo bestia a través de tu web, tus anuncios o tus emails.

Y me acabes contratando a mi o a otro, debe ser muy muy bueno, porque de lo contrario te vas a dejar mucho, pero mucho dinero en el camino.

Y aunque pienses solo en tu negocio, debes tener muy claro que mi negocio y mi prestigio como copywriter jurídico depende de que logre resultados para el tuyo.

Y si vas a contratar a un copywriter profesional y especializado en tu sector para que camine junto a ti para conseguir este objetivo tan importante, debes respetar su criterio.

Y si no estás de acuerdo con esto, sigues escribiendo tú.

Porque si yo mañana contrato a un tipo para que me arregle el ordenador, no le digo cómo tiene que hacerlo, aunque sepa cómo utilizarlo. Porque no tengo ni idea de arreglarlo.

Si me contratas a mi o a otro copywriter, o confías o no te plantees su contratación.

Puede que en este punto te estés llevando una imagen un poco arrogante o abrumadora de mi, pero soy una persona educada, cercana, que le gusta escuchar, pero que tiene una obsesión muy sana en su vida:

No me gusta perder el tiempo

De hecho, no entraba en las discotecas porque tenía que esperar cola.

En cualquier caso, prefiero dejar las cosas claras desde el principio.

Así que debes saber que mis servicios como copywriter no son baratos, y que como te he comentado, me harás caso.

Además, contratarme cada día es menos barato y más difícil, puesto que sólo trabajo al mes con 3 clientes (de lo contrario mis servicios se resentirían).

Mi agenda es muy apretada como puedes suponer.

Una vez aceptes un primer presupuesto, tendremos una reunión de trabajo, donde este primer presupuesto puede variar (hacia arriba o hacia abajo).

Inmediatamente después, sin que haya empezado a trabajar, cobraré el resto del proyecto.

No redacto nada ni escribo una palabra si no he cobrado por adelantado.

Nunca.

A nadie.

Sin excepción.

Y sí, yo soy de los que contrata a gente y les paga por adelantado. Lo he hecho cuando yo no he tenido tiempo (que suele ser a menudo). Y no tengo ningún problema.

Es más, si vas a contratarme para vender tus servicios, es muy probable que nunca más tengas que salir a la jungla a captar clientes, ni perseguir a nadie y mucho menos preocuparte de si te pagará o no.

Y no va a depender de tus redes sociales, ni de la aprobación social, dependerá solo de la redacción de textos persuasivos que realice para ti.

Todo esto que te acabo de contar hay personas que lo entienden y otras que no.
A mi realmente me da lo mismo.

Lo que sé es que no pienso discutirlo y no es negociable.

Así que normalmente solo trabajo con profesionales que lo entienden.

Esto no es marketing digital, esto es venta de servicios, clara, concisa y directa.

Esto son buenas prácticas porque estoy seguro que no te ha quedado ninguna duda de cómo trabajo y de los beneficios que obtendrás si me interesa que trabajemos juntos.

Tenemos que establecer una relación de confianza mutua, y es mejor dejar claro todo antes de empezar.

Dicho todo esto, si te interesa pedirme información:

Debes hacer clic en el botón de abajo

Rellenar cuidadosamente todos los campos,

A ver si me interesa que trabajemos juntos.

También te digo, que me pondré igualmente en contacto contigo aunque no esté interesado en tu proyecto.

Por resumir, contratar un copywriter jurídico tiene grande beneficios, pero te los resumo en 3

  • Aumento de los ingresos, es decir, más dinero.
  • Reducción del estrés porque no sabes si vas a llegar a fin de mes, mejora de la salud.
  • Más tiempo disponible para disfrutar de familia y amigos.

Pincha en el botón siguiente y rellena el formulario al detalle para ver si me interesa que trabajemos juntos.

Consigue que tu público objetivo pase a ser tu cliente

Un trabajo minucioso y al detalle de copywriting va a dar lugar a más y más potenciales clientes, y por tanto, más clientes...

Igual a más dinero, mejor salud y más tiempo libre.

Ya lo hemos hablado.

Haz clic en contactar, rellena el formulario con detalle o lo desecho al instante.

Recuerda que sólo trabajo al mes con 3 clientes a la vez.

Contacta ahora para ver si me interesa que trabajemos juntos.

Arriba para contratar Servicios de Copywriting para Abogados y Asesores

Copywriting para páginas webs y anuncios

Email Marketing

Copywriting para cartas de venta y landing page

Subir